Participa en el blog, comenta, conoce a otros autores...
28 Mar

Una experiencia de emprendimiento y aprendizaje basado en proyectos (@maarizaperez y Esther Guerrero)

0
Tu voto: Ninguno

¿Qué es una cooperativa?, ¿podemos montar una nosotros?, ¿cuál sería el objeto de esta cooperativa?, ¿podemos dar algún servicio al entorno?, … Estás son algunas de las preguntas-reto con las que comenzó esta experiencia. Los estudiantes de primero de PCPI, del centro Nuestra Señora de los Milagros de Algeciras, iniciaban un proyecto que les ocuparía cinco meses de trabajo. Este proyecto se centró en cinco líneas de trabajo:

  • Talleres educativos, los estudiantes se han convertido en agentes activos de su aprendizaje, actuando como monitoras y monitores de talleres y ofreciendo al entorno (a otros cursos, a otros profesores y a otros centros) una serie de talleres educativos diseñados y adecuados a sus características.
  • Innovación educativa, a través del uso de metodologías más acordes a la realidad educativa actual y con una finalidad clara: potenciar la implicación activa de los estudiantes.
  • Fomento de hábitos de vida saludable en el alumnado, por lo que iniciamos un proceso de investigación sobre los principios de una dieta saludable.
  • Carácter emprendedor, que desde un principio ha estado vinculado a la creación y funcionamiento de una cooperativa escolar.
  • Relación con los demás, tanto con los iguales como con el resto. En este sentido ha sido muy gratificante experimentar nuestra pequeña aportación al entorno más inmediato; intentando contribuir a su bienestar a través de los talleres educativos sobre hábitos de vida saludable

   

La puesta en marcha de este proyecto se llevó a cabo en dos fases: la primera fase, centrada en la creación formal de la cooperativa en sí misma, elaboración de recursos y  la captación de clientes,  y en la  segunda fase, en la que se realizó la puesta en marcha de los talleres saludables en las diferentes etapas educativas. Seguimos la siguiente línea de trabajo:

En primer lugar se creó una cooperativa escolar, acogida al programa EJE, de Miniempresas Educativas, promovidos por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte y la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de Andalucía (http://miniempresaeducativa.es/). El objetivo de la creación de esta cooperativa fue doble: desarrollar el espíritu emprendedor de nuestros estudiantes, a través de la creación y puesta en funcionamiento de una cooperativa, y ofrecer talleres educativos a los centros de nuestro entorno, dedicando todas las ganancias a una ONG de la zona.

Una vez creada la cooperativa, lo cual supuso:

·      creación de los Estatutos de Comisa,

·      creación del organigrama,

·      definición de los diferentes departamentos que la constituyen, establecimiento de sus funciones y responsables.

Se comenzó a trabajar sobre el objeto social de la empresa creada: el diseño de talleres educativos sobre hábitos de vida saludable, a través de un proceso de investigación sobre las propiedades de los alimentos y el estudio de dietas adecuadas. En esta fase el trabajo se centró en dos ideas: Relación de los nutrientes con el color de las frutas y verduras y la Pirámide de alimentación.

Para la creación de los talleres los estudiantes realizaron diversos trabajos en los que se crearon “juegos educativos”: el bingo de los alimentos, fichas de alimentos por colores, la pirámide de alimentación en 3D, … que después se usaron en los talleres. Además diseñaron unas presentaciones digitales que después usaron en el desarrollo de los mismos. Y elaboraron una “campaña publicitaria” para dar a conocer la cooperativa y ofrecer los talleres, a través de la elaboración de trípticos informativos y cartelería, que distribuyeron por las aulas de los centros interesados (desde Educación Infantil de 3 años, hasta 4º de Educación Primaria). Toda esta fase de trabajo se basó en estructuras cooperativas, en las que se mezclaban grupos base y grupos temporales.

En la segunda fase del proyecto, los estudiantes presentaron los talleres a los clientes potenciales (centros de educación primaria e infantil de la zona) y a los equipos directivos de estos centros para dar a conocer su producto y tras su aceptación poder comenzar la puesta en marcha del trabajo.

Una vez creada la agenda de la impartición de los talleres (días y horas establecidas), comenzaron con el desarrollo de los talleres. Cabe destacar que los estudiantes fueron adaptando tanto el lenguaje utilizado en los talleres,  como la aplicación de los diferentes juegos (bingo, coloreo, o la pirámide)  al grupo de alumnos y edades correspondientes. Cada taller se estructuraba en dos partes: una introducción teórica con el apoyo de las presentaciones que ellos previamente habían realizado y a continuación un juego-taller según el grupo determinado. Al finalizar cada intervención cada tutor realizaba una evaluación acerca del taller impartido, tanto de la parte teórica como de la parte práctica.

 

Para el desarrollo del proyecto nos hemos apoyado en el uso de metodologías activas:

Aprendizaje basado en proyectos: cada una de las fases se inicia con un proceso de reflexión partiendo de una serie de cuestiones iniciales a las que se les da respuesta mediante trabajos de investigación de los que se obtienen los “productos finales” que nos permiten enfrentarnos a la siguiente tarea: investigación sobre los alimentos, síntesis de la información, creación de presentaciones digitales, diseño de los juegos, organización y puesta en práctica, …

Aprendizaje cooperativo: Todas las actividades están diseñadas y puestas en prácticas con estructuras cooperativas, en la que se asignan roles y funciones para un correcto desarrollo de las mismas.

Uso de las TIC: la base fundamental del trabajo se realiza a través de las TIC, tanto para la búsqueda, la síntesis como el desarrollo de los trabajos. Se hizo uso de la red y de aplicaciones informáticas, para acceder a la información, compartir la experiencia a través del blog del proyecto, coordinación de los equipos de trabajo con herramientas como Edmodo, …

Aprendizaje y evaluación. Para esta parte del proceso hemos utilizado una serie de fichas de trabajo, donde se recoge el desarrollo del mismo así como de la evaluación, usando en otro otras rúbricas de evaluación, diario de aprendizaje y portafolio.

Ha sido una experiencia muy positiva y muy bien valorado tanto por los protagonistas (estudiantes y profesores participantes), como por “el público” al que se ha dirigido.

Con este proyecto hemos querido compartir que hay otra forma de trabajar en el aula, más motivadora, más integradora y más eficaz.

Valoración media
0
Tu voto: Ninguno

archivo del blog

Escúchanos

enlázanos

Comunidad en Procomún