Participa en el blog, comenta, conoce a otros autores...
4 Jul

ABP en la cocina (@larita20)

0
Tu voto: Ninguno

Ahora que todo el mundo habla del aprendizaje basado en proyectos nos puede llegar a parecer que es algo muy sencillo o quizás complicado en lo que tenemos que ser expertos para entenderlo y llevarlo a nuestras aulas. Podemos leer muchos libros relacionados con esta metodología pero hasta que no nos involucremos no podremos conocer qué es y cómo trabajar con nuestros alumnos. No hay nada mejor para entender las cosas que simplificarlas. Reduzcamos el concepto de ABP para poder ampliarlo después.

¿Y si comparamos el ABP con el proceso de hacer una tortilla de patatas? lo primero que tendremos que tener en cuenta son los ingredientes que necesitamos junto con los utensilios. Nuestros ingredientes serán los contenidos que vayamos a trabajar que posteriormente investigaremos. De la misma manera que con la receta, podemos trabajar con las patatas, los huevos, el aceite pero también podemos investigar los tipos de huevos que existen según su producción, clases de aceite y como nos benefician unos más que otros… ¡incluso algunos se atreverán a añadir cebolla! (Ya sabemos que no sabe igual)

Los utensilios que utilizaremos serán las herramientas de nuestro proyecto con las que contaremos desde el lápiz, el cuaderno, libro de texto, de consulta, hasta los dispositivos móviles y otras tecnologías. Pero aunque tengamos las mejores herramientas, de poco nos servirán si no hemos elegido bien nuestros ingredientes.

Los pasos a seguir de nuestra receta son las actividades del proyecto que nos llevarán a la realización de nuestro producto final: la tortilla de patatas. Para poder llevar a cabo la receta tendremos que separar bien cada una de las actividades en pequeños pasos, todo irá sumando para una buena tortilla de patatas. En todo este proceso podremos ir evaluando cada una de las actividades y cómo realizamos cada paso. Aprenderemos nuevas maneras de resolver, entre pinches y chef, los conflictos que vayan apareciendo, con los ingredientes, con el uso de nuestros utensilios y entre nosotros. La evaluación final será la cata en la que no valoraremos solo el sabor, también la presentación. Entre chefs podremos compartir experiencias de todo el proceso.

Podremos haber consultado previamente diferentes recetarios pero si no nos manchamos las manos y realizamos con nuestros alumnos todo el proceso del proyecto, seguramente en lugar de disfrutar en la cocina terminamos eligiendo comida precocinada.

Valoración media
0
Tu voto: Ninguno
Etiquetas :
0
Tu voto: Ninguno
Compártelo con un amigo
X
Recomendar a un amigo
Comparte este post en: | Más

archivo del blog

Escúchanos

enlázanos

Comunidad en Procomún